“El aboguarro del pueblo” por Jesús CP

      Comentarios desactivados en “El aboguarro del pueblo” por Jesús CP

La política en Colima, a veces, es tan aburrida, que personas a las que les hace falta atención, la consiguen fácilmente. Es el caso del Dr. Agustín Díaz Torrejón, quien cínicamente se autonombra “el abogado del pueblo”*. (En esta columna incluyo asteriscos porque me dan ganas de estructurarla señalando abajo lo referido)

Son varios los pleitos comprados a través de los años: su dizque defensa a los ahorradores del FOSAP, supuesta razón** por la que lo despidieron como catedrático en la Universidad de Colima. Caso más reciente: sumarse como abogado de los padres del adolescente asesinado en casa del ex-secretario de turismo. Acción que, si bien, pudiera parecer noble, es lo más ruin aprovecharse de una situación así para sacar raja personal. Peor, cuando su resultado como abogado, ha sido nulo, y el asesinato del menor, sigue siendo un caso impune. También en este año, quiso adjudicarse la apertura parcial de la caseta de Cuyutlán, creyendo que, por asistir algunas veces a las duras manifestaciones (que, esas sí, fueron en buena parte del pueblo), la gente le creería y adjudicaría méritos a su nombre. Error.

Como su sed de atención crece y crece (y columnas como esta, le ayudan)***, se ha involucrado también con los tianguistas: primero contra el ayuntamiento de Villa de Álvarez, y después contra el Iffecol. Sin embargo, su verdadera sed de venganza es contra Morena, y principalmente, contra Vladimir Parra.

Hablando de Morena, hace años, Díaz Torrejón, ya había señalado la corrupción de Indira Vizcaíno durante su gestión en Cuauhtémoc, pero su verdadero ardor, es el que Vladimir Parra, lo tumbara como presidente del partido, apoyando a Jiménez Bojado. Esta división, ya tenía como antecedente, las diferencias internas que hubo en Morena durante la campaña de la elección a gobernador, en donde Díaz Torrejón apoyó al Gral. Gallardo, y Vladimir y su grupo, se mantuvieron al margen. Por eso, a blabla Vladimir, le está aplicando la del chiste de Pepito, la rana y la prostituta sidosa****. La manera de pegarle al diputado morenista, es mediante una interesada defensa de los ahorradores de JOV, para que estos recuperen propiedades que supuestamente les pertenecen, entre las que se encuentra, una casa en donde vive una tía de Vladimir, tía quien, además, ha sido objeto de insultos y descalificaciones. Les digo: como Pepito, la rana y la prostituta sidosa. Sin embargo, el rencor generado aquella vez, no solo es porque perdió la presidencia estatal del partido, sino la dignidad política, al intentar comprar apoyos, práctica priísta que, sin duda, la mayoría de morenos, no le dejaron pasar.

¿Quién puede autonombrarse “el abogado del pueblo” si lo único que defiende son sus intereses?

*Para que un sobrenombre así tuviera poquita decencia, debería ser el pueblo quien lo llamara así, y no él mismo.

**La razón oficial fue su ausentismo como profesor.

***Realmente me es irrelevante si la atención que atrae es la que busca.

**** Si no lo saben, busquen el chiste.