No pueden con el “Parque Regional” y quieren un parque de más de 200 millones de pesos

La compra del terreno de “La Campana” es uno de los mayores absurdos que ha hecho, hasta hoy, el gobierno de Nacho Peralta. No se explica uno (más allá de un posible negocio o pago de favores) el que el gobernador haya decidido meterse en camisa de once varas al gastar, en -supuestamente -plena etapa de crisis económica y de “quiebra técnica”, 170 millones de pesos con la compra de un terreno plagado de dudas por supuestas irregularidades, tantas, que tuvo el gobernador que hacer el ridículo de sacar las cajitas con la documentación “para que cualquiera la pudiera consultar”.

Independientemente de si la compra es legal o está en litigio, cosa que realmente no me interesa, lo más sorprendente del absurdo, es que se realizó la compra del terreno sin saber para qué, por lo que se tuvieron que inventar una ocurrencia llamada “parque arqueológico-recreativo”, del cual, nadie conoce el proyecto. “Pobres” de Jesús Sánchez Romo, secretario de desarrollo urbano, y de Andrés García Noriega, consejero jurídico del gobierno del estado, quienes tuvieron que salir a opinar y defender un proyecto inexistente.

Compraron el terreno para un supuesto parque para el que, por no tener proyecto, no tienen ni idea de cuánto sería la inversión, y que cualquiera que fuera la cifra de ésta, sería un despilfarro y una estupidez mayor, porque aparte de los 170 millones que ya se gastaron, ¿cuánto más se necesitaría para construir ahí un innecesario parque? ¿otros 200, 400, 800 millones? ¿Para qué querría Colima un parque que, al final, en total vendría saliendo seguramente entre 400 y mil millones de pesos? ¿o lo van a concesionar a algún constructor influyente y así hacer el negocio redondo?

La realidad es que no pueden, ni siquiera, con el Parque Regional Griselda Álvarez, ni con el Parque de la Piedra Lisa. Entre acusaciones (unas falsas, otras reales) de que tienen a los animales en mal estado, de que se les escapan, de que no tienen jaulas adecuadas, la verdad es que el Parque Regional, no es un lugar atractivo ni para turistas ni para visitantes locales. Por su parte, La Piedra Lisa, tampoco se encuentra en su mejor estado: con una rotonda de “hombres ilustres” utilizada como skate park y un “Museo Interactivo de Ciencia y Tecnología Xoloitzcuintle” abandonado y polvoriento. Deberían mejor invertir en revivir los espacios con los que cuenta ya la ciudad. Con ese dinero, además, pudieron y pudieran otorgar espacios de esparcimiento con calidad a todos los municipios del estado: revitalizar los que ya existen y construir en los municipios en donde no los haya.

Lo mejor a estas alturas, es que, si ya hicieron la estupidez de comprar el terreno, en lugar de hacer una tontería mayor, deberían dejar el terreno intacto, y que permanezca allí, como una reserva natural de la zona metropolitana. Pero ya sabemos cómo son.

Jorge Luis Preciado rumbo al 2018

A pesar de haber sido el partido triunfador en Colima, y de haberle puesto una arrastrada al PRI (incluso haberle ganado en la elección a gobernador), es el PAN a quien más le urge hacer una depuración profunda de sus militantes y expulsar ¡ya! a los traicioneros, tanto a los públicos como a los troyanos.

Interesante sería ver a Jorge Luis Preciado nuevamente como presidente estatal, y que fuera él quien llevara las riendas del partido hacia el 2018, en lugar de ver a uno de los suyos. Esto, sin dudas, fortalecería aún más al partido. Dicen algunas voces que el senador se ha adueñado del PAN en Colima, sin embargo, es el liderazgo que se ha ganado, el que ha permitido que el PAN recobre fuerzas y relevancia tras varios años que estuvo carente de figuras, después de la llamarada de petate que fue Locho Morán Obrador. Por eso, por la fuerza e impulso que ha recuperado el PAN, gran parte, gracias a la magistral campaña por parte del senador, es importante que esta purificación comience cuanto antes, y que sea el mismo Jorge Luis, el dirigente hacia el 2018.

Bien ha hecho la dirigencia panista en retrasar la convocatoria para la elección del nuevo presidente estatal de Acción Nacional. Depurarse es el paso más importante para el fortalecimiento del partido hacia el 2018, año el que debe llegar solo pero fuerte. El PAN no necesita de alianzas, de chapulines o de candidatos externos. La historia misma se ha encargado de enseñarle al partido que ese no es el camino para el que está hecho, incluso y a pesar, de haber obtenido diversas “victorias” electorales de esta forma.

Debe la comisión de orden tomar acciones severas contra todos los que faltaron al partido y no sopesar si son militantes rasos, diputados o alcaldes, de lo contrario, la estabilidad y viabilidad del hoy partido más fuerte del estado (y del país), estarán usurpadas por personajes que sirven a intereses de otros grupos políticos y del gobierno del estado.

Mejor perder uno o dos votos más en el congreso, que tener a un Pedro Peralta queriendo, desde afuera, influir y controlar al partido que él decidió abandonar y traicionar. Mejor perder la alcaldía más importante de Colima, y que siga Gabriela Benavides rindiendo cuentas a Virgilio Mendoza, pero ahora desde afuera. Porque recordemos que Virgilio, quien fuera en su momento el panista con más fuerza hacia la gubernatura, ahora sirve, desde el priísmo verde, a Nacho Peralta.

Importante debe ser esta limpia no sólo para los militantes y simpatizantes, sino para todos los colimenses, porque de ésta depende que el PAN sea una oposición firme y un verdadero contrapeso al gobierno de Peralta, o de lo contrario, sirva de palero y de prostituta del PRI.

El PAN para los panistas.

El show barato de los encapuchados

Antier se presentaron en una conferencia de prensa un grupo de cinco actores con pasamontañas. La presentación, ridícula, por el simple hecho de haberse cubierto la cara para supuestamente exigir, lo que miles de ciudadanos, de frente y sin ocultarnos, hemos exigido en las últimas semanas, sólo evidenció el pésimo control y la pésima manipulación de quienes organizaron dicho adefesio.

Ante la inexistente duda de que eso no fue una protesta genuinamente ciudadana, circularon muchas hipótesis que involucraban a diferentes actores de la vida política colimota, sin embargo, la que prevaleció es que fue el gobierno a través del PRI quien organizó la conferencia como cortina de humo ante el escándalo de la camioneta Yukon Denali 2016 con blindaje 5 plus de 2.8 millones de pesos, regresando la papa caliente del alboroto a los diputados, quienes etiquetados de la menera que gusten, reciben alrededor de $200 mil pesos al mes.

Sea cortina de humo para cualquier escándalo, o sea cortina de humo para otra cortina de humo, lo que vimos sólo nos exhibió en varios sentidos:

  • Exhibió la torpe clase política que tenemos, la cual debe usar este tipo de artimañas baratas pero grotescas para evadir los problemas que más bien debería explicar, enfrentar y resolver.
  • Exhibió a los diputados que sin estar encapuchados, han dejado de dar la cara y han querido que olvidemos su injustificable ingreso mensual.
  • Exhibió a los medios, quienes dieron mucho foco a estas personas que se presentaron sin cara y sin información relevante.
  • Nos exhibió a los colimenses, que a falta de sucesos positivos trascendentales, nos sorprendimos con esta exhibción ridícula, mientras por otro lado, nos dejaron caer con todo los aumentos en la luz y la gasolina.

El chisguete

Dicen que ya no se sabe quién dejará primero a su partido, si Mariano al Verde, o Rogelio al PRI, ambos, por un claro distanciamiento con Ignacio.

190 millones+275 millones+90 millones+125 millones ¿pues no que Colima está en quiebra?

En el último mes, el gobierno del estado, ha anunciado gastos e inversiones por aproximadamente $700 millones de pesos entre pagos a la universidad y al tec, compra de terrenos, inversiones en Ixtlahuacán, renovación de la Unidad Morelos, etc., eso sin considerar la construcción de la nueva sede estatal del PRI, para la cual, voy a suponer que el PRI dice la verdad, y sólo invertirán recursos propios. El caso es que, la verdad, yo ya no entiendo nada… ¿Que no estábamos quebrados? Parece que no.

Celebro que el gobierno haya abonado 262 millones de la deuda que tiene con la Universidad de Colima, así como los 13.5 millones que le pagaron al Tecnológico de Colima, sin embargo, ¿de dónde salió el dinero? ¿Cómo es posible que desde 2009 el gobierno no pudo pagar, y de repente abonan más de la mitad, y aparte, anuncian la liquidación para el siguiente mes?

También se anuncian 8 millones de pesos en inversiones en el municipio de Ixtlahuacán, inversiones que nunca pueden ser malas, pero que uno esperaría que no sólo se vayan a invertir en Ixtlahuacán y Comala, municipios gobernados por el PRI.

Por otro lado, repruebo la compra de un terreno por 190 millones de pesos, el cual no tiene ni utilidad ni proyecto, y pareciera ser más un movimiento con conflicto de intereses. También se anuncian $125 millones de pesos para un acuario. Habría que esperar a ver si es cierto que el acuario es solamente inversión privada, porque a como está Manzanillo en cuestión de infraestructura, belleza urbana e inseguridad, dudo mucho que alguien, por iniciativa propia, invirtiera tal cantidad de dinero en un acuario, y curiosamente, en un auditorio que es público.

Se anuncian 75 millones para zonas metropolitanas y 90 millones para remodelación de espacios deportivos. Qué bueno que fluya el dinero en el estado, eso nunca podrá ser motivo de queja, pero ¿Que no estábamos quebrados? ¿Que no despidieron a cientos de trabajadores porque no había dinero? ¿Que no venderán el avión porque estamos en quiebra técnica? ¿Que no le descontaron a adultos mayores parte de sus apoyos? ¿Que no han retrasado pagos en los incrementos a elementos de seguridad por falta de recursos? ¿Será que Mario Anguiano no dejó tan quebrado al estado como todos decían? ¿De dónde está saliendo tanto dinero? La verdad es que, yo, ya no entiendo nada. Ni las finanzas del gobierno, ni sus prioridades. Y no entender esto es muy malo, simple y sencillamente, porque se trata de nuestro dinero. Que alguien me explique.

El chisguete.

Hablando de obras, el jueves inaugurarán inversiones en Minatitlán por más de 20 millones de pesos, esas sí, gestiones del alcalde Horacio Mancilla, quien cortésmente, invitará al gobernador en calidad de eso: de invitado. Digo, luego no se vayan a adjudicar las obras que no les corresponden.

Amigo diputado que recibes $200,000 al mes: por esto nos indignamos

Gracias a una nota de Juan Carlos Flores, periodista del portal Colima Noticias, nos dimos cuenta que los diputados reciben más de $200,000 pesos al mes. El escándalo, que prendió rápidamente, hizo brincar como palomitas a varios diputados que no hallaron ni cómo defenderse.

Primero, salió Luis Ladino, quien argumentó que el aumento era en previsión social, por lo que no significaba que ganaran más. Después Federico Rangel, lerdo, como es, afirmó que necesitaba constatar los datos para poder responder a la pregunta de cuál era su salario. Más tarde, salió Nico Contreras, coordinador de los “independientes”, quien coincidió con Luis Ladino -porque cuando se trata de defender los intereses personales, sí saben cómo ponerse de acuerdo.

¿Pero por qué nos indignamos y ofendemos, amigo diputado?

Porque ningún ciudadano tiene la libertad de decidir su propio sueldo. Ninguna persona puede autorizarse un aumento a su salario.Porque este abuso lo están haciendo con el dinero que se genera del trabajo de millones de empresas y personas de todo el país.

Porque existen personas que, por ejemplo, pagan diario y de sus ingresos, pasaje Colima — Manzanillo, porque tienen que ir a laborar allá. Personas que día a día gastan gasolina o hacen “auto sardina” para reducir costos en su trayecto al trabajo. Personas que no tienen cómo llevar a sus hijos a la escuela, mientras tú y tus compinches, reciben $10,000 pesos mensuales para gasolina.

Nos indignamos porque hay personas que no pueden darse el lujo de tener un teléfono, personas que con dificultades cargan $20 pesos de saldo nomás para no perder el número, o personas que tienen que endeudarse años y recibir cobros abusivos para poder tener un teléfono para el cual tú recibes $4,493.53 pesos al mes.

Nos ofendemos porque hay personas que no tienen trabajo, o deben soportar condiciones laborales indignas, mientras ustedes reciben $15,000 más al mes sólo por presidir una comisión. Como si no fuera parte de su trabajo. Como si los $77,476.60 pesos al mes que se pagan de sueldo con nuestro dinero, no fueran suficientes.

Los ciudadanos nos sentimos agraviados y lastimados porque los $68,000.00 que reciben de “previsión social” son lo mismo que la famosa partida secreta presidencial, símbolo legendario de la corrupción histórica del país.

¿Cómo es posible que un diputado vaya a recibir $68,000.00 al mes (solo por este concepto) sin necesidad de comprobar y/o justificar el destino de esos recursos? Su función como diputados es legislar, se supone, por el bien de nosotros los colimenses y también de los no colimenses que aquí radican.Su función no es andar repartiendo medicinas, despensas, útiles, láminas, que la realidad es que más que ayudar, sólo crean clientelismos políticos. Cuando la ciudadanía se acerca con ustededes solicitando ayuda, su trabajo debería ser el de encausar y gestionar con las instituciones encargadas: Desarrollo Social, DIF, Secretaría de Salud, etc.

Es ofensivo porque mientras ustedes aumentan sus ingresos, hay recortes de becas, hay recortes de apoyo a adultos mayores, haya despidos en todas las esferas del gobierno, hay inflación que deprecia los salarios, hay hospitales sin materiales, hay aumentos a gasolinas, hay devaluación que encarece las mercancías y que nos golpean a todos los mexicanos.

Deben eliminarse, pero ya, amigo diputado, tus ingresos por gasolina, telefonía, comisiones y previsión social. Así nos ahorraremos $30 millones de pesos al año. ¿Necesitas asesores o asistentes? Que te los pague tu bancada, que para eso también reciben ingresos.

Tu sueldo, de $77,476 (sí, menos impuestos, como pagamos la gran mayoría de los mexicanos), es de 12 veces el promedio del salario en Colima, esto, sin incluir su caja de ahorro de $15,000 mensuales, y por los cuales ,el congreso les abona otros tantos. Tu sueldo, abusivo como tus incrementos y tu discrecionalidad, deberia alcanzarte para pagar esos gastos, que el resto de la población de Colima, paga con $6,000 pesos al mes.

En Colima estamos tan mal que Martín Flores es la mejor opción

El viernes que viene (15/07/2016) se llevará a cabo la elección (polémica desde su convocatoria) del líder sindical de los trabajadores al servicio del (des)gobierno del estado. El puesto se debate entre dos planillas: “Unidad y Cambio” encabezada por Cristina Navarro Castro y “Unidad Sindical” encabezada por Martín Flores.

La primera (Unidad y Cambio) es la planilla oficial, y por oficial, me refiero a la que apoya el gobernador, no la dirigencia actual del sindicato. Es la planilla que pondría al STSGE como una agrupación servil a los intereses de Ignacio Peralta y su camarilla (entre los que se encuentran Kristian Meiners), en lugar de a los intereses de los trabajadores. “Unidad y Cambio” respaldada por Aurora Espíndola (quien supuestamente había renunciado al PRI hace algunos años) y Agustín Martell Aparicio, quien -dicen — espera vengar la traición política de Martín Flores a su padre, convertiría al STSGE en un sindicato blanco, como el que tienen los Brun en BODESA (La Marina, Bodegones), y en donde Kristian Meiners era director general.

La otra planilla, la de Martín Flores (Unidad Sindical), está respaldada por Victor Vázquez Cerda, actual dirigente del sindicato, y al parecer, por la mayoría de los burócratas, quienes, todo indica, proporcionarán una nueva derrota al gobernador, que demostrará nuevamente su incapacidad política.

La realidad es que en Colima estamos tan mal en tantos aspectos, que resulta increíble que Martin Flores, representante digno del “prinosaurismo” local, y quien tampoco le da a uno muchos elementos para defenderlo, sea la mejor opción para dirigir el sindicato. Porque honestamente, si yo fuera trabajador del gobierno, preferiría ser defendido por un viejo lobo de mar como Martín, que por algún lacayo del gobernador.

Deberían darles seguro a los bomberos de Colima

Aunque en los últimos años ningún elemento del cuerpo de bomberos de Colima ha sufrido accidentes graves ni fatales que lamentar, no deberíamos esperar a que ocurra el primero para preocuparnos por el desamparo con el que labora cada de uno de sus integrantes, porque en la situación actual, ¿Quién respondería por ellos si algún daño físico llegaran a sufrir? ¿Quién respondería por ellos si sufrieran alguna incapacidad de por vida? ¿Quién respondería por sus familias, si por el ejercicio de su heróica labor, llegaran a faltar?

Los 180 elementos que conforman el Heróico Cuerpo de Bomberos de Colima, no cuentan con seguro alguno, o sea, ni médico, ni de incapacidad, ni de vida, ni por parte del gobierno del estado, ni por parte de los ayuntamientos, todo, por la excusa de que son voluntarios.

La modalidad del voluntariado puede ser debatible en cuanto a si es la más conveniente, o si convendría implementar la profesionalización, pero la realidad es que este esquema ha permitido tener un nutrido (en elementos, mas no financieramente) cuerpo de bomberos al servicio de Colima, y lo menos que podrían hacer los dos órdenes de gobierno, o sea el estatal y el municipal, es respaldar y soportar la vida de cada uno de sus elementos ante cualquier tragedia.

En muchas partes de México, el gobierno ha soltado la obligación de proteger a la población en casos de emergencias, cargándole esta responsabilidad a carentes direcciones de protección civil, a la Cruz Roja, y a los heróicos y sobrevivientes cuerpos de bomberos. Esto debe de cambiar.

Gran paso se dio hace unos años, cuando el entonces gobernador Silverio Cavazos, quien además de construir dos subestaciones y un cuartel en Tecomán, implementó la cuota de siniestralidad que sustenta a los cuerpos de bomberos y de protección civil, cuota que, por cierto, mal pagan los ayuntamientos. Pero falta mucho. Deberían los gobiernos estatal y municipales, no sólo aportar esta cuota de siniestralidad, no sólo aportar los $32,000 mensuales que da el estado, y los $8,000 la alcaldía, deberían también cubrir todos y cada uno de sus gastos de capacitación, de adquisición de equipo y herramientas, de insumos de operación (combustibles, agua, etc.) y de seguros de sus elementos, y dejar de escudarse en que es un patronato y no una dependencia gubernamental.

¿Quieren seguir con el esquema de voluntariado? Adelante, pero por lo menos respalden la vida de quienes se dedican a salvar vidas.

Empresarios de Colima: deben subirle el sueldo a sus empleados

Con sólo ver anuncios de vacantes, te das cuenta que en Colima gana igual un licenciado que una empleada doméstica, por eso vemos licenciados ganando $5,000 o $6,000 pesos mensuales, y empleadas domésticas ganando $200 pesos diarios o más. Sin demeritar el trabajo e importancia de las empleadas domésticas, con esos sueldos, ¿Cuál es la motivación para que la juventud aspire a tener una carrera? Los sueldos deberían coadyuvar a elevar la tasa de escolaridad y no al revés.

La mejor forma de combatir la desigualdad económica y equilibrar la distribución de la riqueza, no es mediante las dádivas gubernamentales ni políticas sociales que luego sólo se traducen en clientelismos políticos. Ni siquiera es cobrando más impuestos a quienes más producen. La mejor forma de combatir la desigualdad es aumentando los sueldos de las personas.

El ingreso promedio en Colima apenas sobrepasa los $6,000 pesos mensuales (el ingreso promedio de las mujeres apenas sobrepasa los $5,000), y aunque supuestamente, Colima está por encima de la media nacional, el mérito no es de la iniciativa privada, ya que en este promedio están incluidos los trabajadores de gobierno, (que representan el 5.6% de la población y quienes, a nivel nacional, suelen tener mejores sueldos que los proporcionados por la IP.)

Colima tiene una tasa de desempleo de 4.5% (Abril 2016) que es más alta que la media nacional, sin embargo, a esto habría que agregarle una tasa de informalidad laboral de 53.8% (poco menos que la media nacional) y en el caso de las personas aseguradas, los trabajadores de Colima tienen un ingreso promedio menor al nacional (314.8 vs 266.3)

Los empresarios, con sus bajos sueldos, son los culpables de que en Colima, la mayoría aspire a tener un puesto en el gobierno y por lo tanto son corresponsables de las nóminas infladas e insoportables con que cuentan los gobiernos estatales y municipales. Son culpables de que muchas personas prefieran ganarse la vida pidiendo en la calle, y en una sociedad con valores débiles como la mexicana, provocan que la gente prefiera ganarse el dinero fácil (con todas las consecuencias sociales que esto implica).

Empresario: deja de descontarle a tus empleados por cualquier pretexto, deja de cobrarles los uniformes que tú les exiges usen, deja de pensar en el recorte de personal como la primera opción para reducir costos, ofréceles tú las herramientas que necesitan para trabajar (nada de buscar empleados que te ofrezcan vehículo, teléfono o computadora para uso laboral), haz el reparto de utilidades que la ley te obliga.

¿Cómo puede alguien mantener a su famila si gana 6000 u 8000 pesos al mes, de los cuales casi 1000 se le irán en impuestos? (esto si tiene la “fortuna” de estar asegurado). Porque este es otro problema, la falta de seguridad social. No darle seguro a tus empleados, es quitarles la oportunidad de tener una vivienda, es quitarles la oportunidad de tener un retiro cuando sean adultos mayores, es quitarles la seguridad de salud a toda su familia, es quitarles la seguridad de contar con una incapacidad si un accidente llegara a pasar. No darle seguro a tus empleados es la mayor muestra de egoísmo y desinterés por la vida de quien te apoya a salir adelante.

No le regalen dinero a Guillermo Brun

Guillermo Brun, conocido empresario colimense, siendo presidente de la COPARMEX Colima hace algunos meses, se dio a la tarea de crear una asociación llamada ¿Cómo vamos? Colima, basada en otras asociaciones similares que tienen presencia en diferentes ciudades de México y Latinoamérica. Como buen empresario, rápidamente le puso precio a su asociación: $10 millones de pesos al año.

Aunque se escucha bonita la idea de que haya un comité de organizaciones sociales que vigile el cumplimiento de los compromisos establecidos por los candidatos, la realidad es que ¿Cómo vamos? Colima, respaldada por varios empresarios, lo que hizo fue vender su apoyo a Nacho Peralta, al menos, así lo demostró cuando, por ejemplo, en uno de sus eventos, no comenzaron hasta que se hizo presente (tarde, como siempre) el entonces candidato priísta.

Nacho Peralta, amigo de Guillermo Brun, rápidamente le quiso pagar el favor ofreciéndole a éste, nada más y nada menos, que la gubernatura interina. El mismo Guillermo Brun confirmó que había sido invitado personalmente por Nacho Peralta para ocupar el puesto, invitación que el empresario declinó. Porque al parecer hay que tener poder político… pero desde afuerita.

Sin embargo, ahora el precio de ¿Cómo vamos? Colima, ya bajó a 8 millones de pesos al año. Ha de ser por el clima. Lo indignante de todo esto, es que, estando la situación financiera como está, el gobierno no dé un rotundo NO a financiar a una agrupación civil, y por el contrario, el gobernador Nacho Peralta, busque pagarle a la agrupación de su amigo proponiendo “incentivos para organizaciones que vigilen al gobierno” mediante “la adición del artículo 41 U BIS, al Capítulo VII, del Título Primero de la Ley de Hacienda del Estado de Colima”, modificación que, espero, el congreso no apruebe, porque usurpa sus funciones.

Indignante además, porque hace unos meses, el gobierno despidió a 106 trabajadores para ahorrarse $25 millones de pesos. Con lo que pide ¿Cómo Vamos? Colima, una tercera parte de esos trabajadores hubiera podido salvar su empleo.

Pero, ¿Cómo piensa el gobierno financiar las ocurrencias de Guillermo Brun? Mediante lo recaudado por el Impuesto Sobre Nómina que los empresarios pagan como castigo por crear empleos. Recursos que, si me lo preguntan, deberían destinarse mejor en atraer más inversiones.

Por otro lado, es muy ingenuo creer que una agrupación, financiada por el gobierno, y fundada por un amigo del gobernador (aunque la presida un tal Juan Gerardo Pérez), vaya a tener un desempeño imparcial vigilando al mismo. Además, ¿por qué habríamos de pagar los ciudadanos dinero extra para vigilar a los gobiernos, si se supone que para eso está el congreso?

Foto original: Ángel Guardián.

El tianguis de la oficina de pasaportes

Afortunadamente no me toca renovar el pasaporte pronto, por lo que no tendré qué esperar en el caluroso tianguis en el que la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Colima, ha convertido la avenida La Paz.

Esta avenida, que divide a la colonia Santa Bárbara (zona residencial), está sufriendo lo mismo que sufren todas las avenidas de Colima debido a una mala planeación y regulación: la transformación de avenida residencial a avenida comercial y de oficinas múltiples. Sobre esta calle, ya se encuentran algunas plazas comerciales, algunos locales pequeños, el comité directivo estatal del PAN, y la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en donde expiden los pasaportes, y que es el tema de esta columna.

Durante muchos años, la delegación de la SRE, estuvo en un local de los portales del corazón de la capital. Ahí, por ser la zona centro, no molestaban a nadie. Era una oficina pequeña, pero por encontrarse frente al jardín Libertad, las personas podían esperar sin problemas fuera de ella. Además, se encontraba la oficina de enlace del ayuntamiento, que por $150 adicionales al costo del pasaporte, ellos te gestionaban el documento. Esta oficina se encontraba en la plaza Zentralia, y la única desventaja, aparte del costo, era que el trámite duraba una semana, por lo que, si no te urgía, valía la pena.

Pero hace unos meses, el delegado, Oscar Antonio de la Torre Amezcua, decidió que necesitaban cambiarse a otro edificio y se construyó un edificio en Avenida La Paz #33. Al lado del río. Al lado de la “cerca del amor” (el fallido y pirata proyecto que Federico Rangel realizó durante su gestión como alcalde, en donde algunos (pocos) cuelgan candados y avientan la llave al río seco).

El edificio de La Paz #33, se construyó sobre un terreno baldío, en el cual, previamente se habían instalado unos espectaculares solo para la campaña ordinaria del año pasado. Esos espectaculares, que promovían solamente a candidatos priístas (Nacho, Hilda, Oscar y Enrique), se renovaron varias veces, durante los pocos meses que duraron, pero justo unas semanas antes de que llegara la elección, los desmontaron y comenzó la construcción del edificio, con permisos otorgados durante la presidencia municipal de Rangel. ¿De quién es el edificio? No lo sé, pero no creo que sea casualidad que un día sirva el terreno para propaganda priísta y meses después para albergar una delegación federal.

Aunque al parecer, la Secretaría de Relaciones Exteriores renta dicho inmueble, el mismo se construyó pensando en la utilidad de esa delegación. Por eso, es inexplicable cómo, a veces, las dependencias de gobierno hacen las cosas tan mal.¿Por qué construir o rentar un edificio que no cuenta con una sala de espera con capacidad para las 200 citas que otorga la oficina todos los días? ¿Por qué rentar un edificio que no cuenta con cajones de estacionamiento suficientes? ¿Por qué el ayuntamiento dio permiso para la construcción de este edificio en una zona residencial?

Como consecuencia de la mala planeación de esta oficina, hoy tenemos un tianguis en dicha zona residencial: ambulantes que venden fruta, estanquillos que sacan copias, tolditos que venden tacos y tortas frente a casas a las que le están afectando su plusvalía, baños públicos de lámina, personas acostadas en el camellón, recargadas en la plaza comercial de la esquina y acostadas en la entrada de los departamento de enfrente, vehículos mal estacionados o en doble fila, peatones que se atraviesan sin precaución, etc.

Son ya muchas las molestias que están ocasionando a locatarios y vecinos de la zona, y ni el delegado Oscar Antonio de la Torre Amezcua hace nada, y ni el ayuntamiento mete las manos. “Colima vive del sol y se quejan de él” dijo el delegado ante el reclamo de los ciudadanos que acuden a su trámite. Literalmente, todo el planeta vive del sol, pero sólo nos estamos quejando del delegado, a quien no le importan ni los ciudadanos que atiende, ni los vecinos con los que convive.

Por su parte, el ayuntamiento: vista gorda y oídos sordos.